Google+ Followers

viernes, 20 de marzo de 2009

El estilo sinfónico de Kristian Lupa



(Datos tomados del artículo El cultural (María José RAGUé))

Kristian Lupa es el referente hoy de la escena polaca. No sólo ha formado a la joven generación de directores de su país, sino que ha desarrollado un estilo original con el Teatro Stary de Gracovia reconocido internacionalmente. Visita Madrid por primera vez invitado por el Festival de Otoño con la obra:
"Ritter, Denne, Voss" de Bernhard

Krystian Lupa(1943) ha conseguido definir un estilo teatral propio en el que la intensidad plástica y emocional se unen y en el que la sencillez del espacio se aúna con la enorme complejidad de los sentimientos y sensaciones que nos transmite. Es un realismo psicológico unido al expresionismo de la escena tradicional judía.

Como vimos en Expiación (2002), la angustia y la tensión pueden conjugarse en un espacio y una situación aparentemente común. Es un estilo que Lupa ha conseguido en su trabajo con el Stary Teater de Cracovia, que dirige desde 1984.
Es allí donde se ha formado ese estilo único y personalísimo en que se transgreden las fronteras del individuo y el teatro nos aparece como una fuente de conocimiento.
Es el estilo acaso sinfónico de Lupa, milimetrado, ritual, estructurado como una sinfonía musical. Sus temas recurrentes son la reflexión sobre la soledad, sobre la locura. La elección de los autores que pone en escena nos muestra su línea de trabajo y de pensamiento, su penetración en la situación espiritual del hombre, Robert Musil en 1988 (El hombre sin atributos), Dostoievski en 1990 (Los hermanos Karamazov), y Zaratustra en 2004. El mundo de Lupa es el de la utopía espiritual de la humanidad.

En Ritter, Denne, Voss (1984) Lupa parte de un texto teatral de Thomas Bernhard basado en Wittgestein, dos austríacos que aman y odian a su país y que se interesan profunda y filosóficamente por el tema de la palabra.

En el primer acto, mientras Ritter fuma y bebe mientras hojea revistas, Dene, la hermana mayor, ejerce el ritual de poner la mesa para acoger a Voss, el hermano que vive en una residencia psiquiátrica. En los dos actos siguientes, Voss se revela como un enfermo acaso demasiado excesivo, tal vez demasiado lúcido. Son tres prisioneros de su país, de su época, de las paredes que les encierran. El violento enfrentamiento de los tres hermanos provocará revelaciones desconcertantes. Desde las paredes, los retratos familiares parecen contemplar la escena ejerciendo también su muda violencia. La obra es una sátira de la hipocresía con la intensidad plástica y emocional que caracteriza los espectáculos de Lupa; una puesta en escena violenta y feroz que aborda la frontera de la ilusión teatral, la incomprensión del otro, el sufrimiento, la locura y la soledad. Es un discurso sobre la mediocridad generalizada. En un espacio naturalista, delimita la frontera entre la ilusión teatral y una realidad de la que todos somos figurantes. Es el realismo psicológico de la locura de tres seres. Es un lenguaje que nos habla de la mutilación espiritual del hombre contemporáneo, un hombre prisionero, encerrado entre cuatro paredes. Así son muchos de los personajes de Lupa.

jueves, 19 de marzo de 2009

David Mamet



Nacimiento 30 de noviembre de 1947
Chicago, Illinois, Estados Unidos
Ocupación novelista, ensayista, dramaturgo, poeta, guionista y director de cine
Nacionalidad estadounidense
Período Siglo XX
Género novela, ensayo, poesía, Teatro y cine

David Mamet (Chicago, Illinois, 30 de noviembre de 1947) es un novelista, ensayista, autor teatral, dramaturgo, guionista y director de cine estadounidense.

En el campo teatral, ha obtenido el Premio Pulitzer; en el cinematográfico, ha sido dos veces candidato al Oscar. Como escritor cinematográfico, es autor de los guiones de algunas de las películas más conocidas de las décadas de los 80 y 90.

Su próxima película es Redbelt, inspirada en el mundo MMA, Mixed Martial Arts, Artes marciales mixtas, uno de los fenómenos actuales en USA. Han colaborado numerosos cinturones negros, como Randy Couture y John Machado, como consejeros para las escenas de combate.

miércoles, 11 de marzo de 2009

Günter Brus


Günter Brus (Austria, 1938)
Biografía:
Artista, pintor y dibujante austriaco, miembro fundador y uno de los principales representantes del accionismo vienés. Nació el 27 de septiembre de 1938 en Ardning (Austria). Asistió a la Escuela de Artes y Oficios de Graz y a la Academia de Artes Aplicadas en Viena. En 1965 fundó junto con Hermann Nitsch, Otto Muehl y Rudolf Schwarzkogler el accionismo vienés. Sus acciones consistían en parte en exploraciones radicales de la propia corporeidad, en las que tanto su capacidad de intérprete como la capacidad de percepción de los espectadores eran sometidas a pruebas extremas. Por ejemplo, Zerreissprobe (Prueba de desgarro) representada en Munich en 1970 incluía automutilaciones. La acción Kunst + Revolution (Arte + Revolución) le valió en 1968, tras un proceso de investigación, una condena de varios meses, de la que se evadió huyendo con su familia a Berlín. Desde 1969 hasta 1979 vivió en Berlín, y a partir de entonces en Graz. Desde la década de 1970, ha centrado principalmente su actividad en la pintura y el dibujo. La obra de Günter Brus ha estado presente en numerosas exposiciones internacionales, como la Documenta V y VII de Kassel y las bienales de Venecia y Sidney.






El austriaco Günter Brus es una de las figuras más radicales del arte de las acciones y las performances. Visceral, antirromántico e intransigente, Brus utilizó con frecuencia su propio cuerpo en prácticas sadomasoquistas, autolesionándose y pintando con su sangre y excrementos.

Un lienzo humano que utiliza el pincel como estilete y la sangre y los excrementos como pintura. Un mártir totalmente afeitado que se autolesiona a la manera de la tradición pictórica del vía crucis.
"Uno se hace artista para insultar a su familia"
"Yo quería ser artísticamente tan directo como un instalador que ilustra la historia del arte con una llave inglesa"



No se puede entender la obra de Günter Brus sin mencionar a los precursores del arte desmaterializado, de la acción y la performance -Pollock, Cage, Kaprow, Vostell, Fontana, Shimamoto, Mathieu, Manzoni, Klein, Grooms, Oldenburg- y la literatura y el teatro -Artaud, Bataille, Brecht, Pierre Guyoyat, el Living Theatre-


Si Hermann Nitsch había sido el sacerdote libidinoso en el ritual de lo sagrado, Brus ponía al descubierto las constantes erótico-sexuales del hombre a través de la música del cuadro en una partitura de signos y palabras; Otto Muehl revelaba lo que políticamente destruía la coherencia espacial del individuo, mientras el simulador y pulcro Rudolf Schwarzkogler convertía el arte en el purgatorio de los sentidos.






En la búsqueda de la acción total, la obra de Günter Brus asocia los componentes pictóricos del expresionismo abstracto y del informalismo con una gestualidad corporal arraigada en las pulsiones sexuales masculinas.
Tales prácticas sádicas suelen universalizarse en la expresión "comportamientos sexuales del ser humano", una frase que esconde la existencia de prácticas humillantes hacia la mujer. Ejemplos que evidencian el marco gore y agresivo de algunos "body-works" se pueden ver en las salas del museo, fotografiados magníficamente por Khasaq -alias de Siegfrid Klein-.

En la "autopintura" tridimensional titulada Ana (1964), realizada en casa de Otto Muehl, en Viena: el artista aparece envuelto en vendas mientras se mueve en una habitación blanca; es un lienzo viviente que se deja salpicar por la pintura negra, que también gotea sobre paredes y suelo. Brus se mueve entre los muebles y la pared a un ritmo vertiginoso, entre los objetos dispuestos como en un bodegón, un cubo de pintura tras otro sirven a la desmedida lujuria del dripping. El cuerpo del artista aparece desenfocado, sus límites físicos se funden con el escenario orgiástico, Khasaq es incapaz de seguirlo en todo su vértigo. Como un efecto doppler, la masa humana se difumina.


(Ver artículos: Günter Brus: salvaje amor vienés y Veda abierta a los exterminados de Günter Brus)

martes, 10 de marzo de 2009

Hacia una definicion del teatro alternativo

El teatro alternativo un fenómeno que no reconoce límites ni fronteras y que está siempre en flujo, siempre a las espaldas de la autoridad, a menudo incurriendo su ira o castigo ya que es un movimiento de protesta contra el orden establecido, tanto politico como estético y su valor reside en su afán de renovar, transformar, despertar, chocar y enfrentar. Un teatro alternativo ha cumplido con su cometido en cuanto encuentra el reconocimiento oficial y entonces es sustituido por otro grupo de directores, dramaturgos y actores que, a su vez, se rebelan contra lo que ya ha conseguido el sello oficial.

Julian Beck lanzó su grito de guerra contra Broadway:
"No me gusta el teatro de Broadway porque no sabe como decir hola. El tono de voz es falso, los gestos son falsos, el sexo es falso, ideal, el mundo de Hollywood con su perfección, su imagen nítida, la ropa bien planchada, el ano bien fregado, inodoro, inhumano, del actor de Hollywood, de la estrella de Broadway. Y la terribley falsa suciedad de Broadway, los bajos fondos en los que se intenta imitar la suciedad."