Google+ Followers

miércoles, 18 de febrero de 2009

¿Por qué una técnica en el actor?

¿Por que nuestra técnica?
A los 22 años, el violinista Yehudi Menuhin, un niño prodigio que hizo su debut profesional a los 12 años, comenzó a tener problemas con su afinación; (afinación es obtener la nota exacta que uno quiere, sin alterarla por una mala posición de los dedos.) Como su viejo profesor se había retirado le escribió a otro gran violinista, Eugene Ysaye. El escribió: “Me gustaría tocar para Ud.”, lo que significaba “me gustaría estudiar con Ud.”. E Ysaye le contestó: “Yo no tomo estudiantes, pero me gustaría escucharlo tocar”. Así, Menuhin le ofreció algo muy difícil como las Partitas de Bach. Cuando terminó de tocar el maestro le dijo: “Maravilloso… fantástico. Si yo fuera Ud., comenzaría a practicar las escalas.”. Menuhin se fue confundido y herido. He aquí uno de los violinistas más famosos del mundo siendo aconsejado de volver a las bases. Él llamó a su viejo profesor para comentarle lo sucedido. Su maestro le dijo: “por supuesto, cuando eras un niño, de seis o siete años, y te daban una tarea a cumplir, que normalmente llevaría una semana de trabajo, vos la traías al día siguiente, técnicamente equivocada pero completa, yo no podía de ninguna forma criticar ese trabajo”.

Ahora que Menuhin tenía 22 años y sus dedos no eran tan ágiles como antes, él tenía que reaprender como utilizar sus dedos y pulir la técnica que de niño era imposible inculcarle. Menuhin, como la mayoría de la gente joven, estaba más interesada en los resultados exitosos. Por supuesto de la misma manera en que existen niños genios, también existen niños que con trabajo duro, esfuerzo y entrenamiento se transforman en violinistas de concierto.

En todo arte creativo: Pintura, escritura, danza, etc., reconoceremos la necesidad del individuo de entrenarse para perfeccionar su arte. Solo en el arte de la actuación es donde encontramos gente diciéndonos que la única forma de aprender a actuar es caminar sobre el escenario y actuar. Si eso fuera verdad, entonces la manera de aprender a tocar una sonata de Bethoven sería sentarse al piano y tocar una sonata de Bethoven. Pero no, no se puede hacer eso, debemos sentarnos al piano y estudiar las notas primero, y luego las escalas más simples. La primera meta de una artista es entrenar su instrumento. En el caso de un pianista es el piano, en el caso del actor es él mismo. Cuando un actor ha logrado maestría propia estará listo para interpretar un rol, de la misma manera en que un pianista estará listo para tocar una sonata.

Veremos un poco más en esta analogía. Cuando una persona comienza a leer notas y tocarlas en el piano, puede muy rápidamente comenzar a tocar piezas simples. Paralelamente irá creciendo su entrenamiento y aprenderá piezas mucho más complejas. Como actor joven no pensarás hacer “Rey Lear”, ¿porqué entonces pensar en hacer Romeo sin aprender lo básico? De todas maneras es un logro saber que empezar a estudiar es empezar a actuar. crecemos con el conocimiento del arte. Aquí no podremos darte talento, pero te daremos todo el conocimiento para desarrollar el máximo potencial de tu talento.

Ahora, es evidente que necesitas una técnica, la inspiración no es suficiente, porque es impredecible. Stanislavski fue el primero en reconocer la universalidad de estas técnicas y, junto a los trabajos de Pavlov y la psicología moderna, formo una aproximación a la actuación moderna.

Actuar un rol, no es solo aprender líneas, pausas, gestos, etc., e imitar lo que hicimos antes; actuar un rol significa crear la vida interna de un personaje tal cual lo imagino el autor. Esto es: pensamientos, sensaciones, percepciones y emociones en un estado de fluidez natural.

Nuestra Técnica no es en “lugar de” cualquier otra forma de actuación, es un adjunto a otras formas de actuación. Si fuistes entrenado en otras formas o no recibiste entrenamiento; no interesa, aquí comenzaremos con la persona en si misma, con un cuerpo: su pasado y sus sentidos. Lo entrenaremos para responder rápida y totalmente a todo estimulo en un esfuerzo de crear realidad en la actuación y espontaneidad en el trabajo. El énfasis está puesto en el descubrimiento de uno mismo. Con la Técnica puedes aprender realmente como reaccionar ante ciertos estímulos y te convertirás en un individuo como ningún otro actor en el mundo. los jovenes tienen una ventaja: la juventud y potencia física, mental; y emocionalmente más receptividad y capacidad de aprender más rápidamente que la gente mayor. Pero es preciso tener en cuenta que el estudio no es “por ahora” sino que deberá ser algo permanente para su crecimiento y desarrollo. Estamos estudiando para mañana y por el mañana.

No hay comentarios: