Google+ Followers

sábado, 3 de octubre de 2009

Claves para la interpretación en el nuevo teatro del S.XX

* Entra en crisis el concepto de personaje.
* El personaje es deformado, pierde su silueta. Incluso se le intenta hacer desaparecer sustituido por efectos especiales.
* Capacidad de desdoblarse entre actos y pensamientos.
* Capacidad de diluirse o fundirse con los objetos.
* Orientación hacia el circo y el music-halI.
* El actor debe ser acróbata, payaso.
* Debe ganarse al público desde el principio y hacerIe partícipe.
* Debe poseer sentido del ritmo y de la comicidad.
* Saber cambiar velozmente de traje, de maquillaje, de personalidad.
* Saber cantar, bailar e imitar.
* Saber adoptar acentos diversos, locales y extranjeros.
* La actuación ha de ser clara, concisa e impecable.
* Capacidad de improvisación y de réplica.
* Saber jugar con el público.
* Entrega total para llenar el escenario él sólo.
* Dominio del gesto y la caracterización externa.
* Identificación con "el todo simultáneo" que es el escenario.
* Búsqueda de una voz especial, intensidad vocal máxima, sonidos guturales...
* Dominio de la mímica y del uso de la máscara.
* Estar preparado para lo imprevisto, tener senido de la provocación.
* Capacidad de exploración de las zonas del subconsciente más ocultas y su libre manifestación.
* Utilización de efectos escénicos, de los juegos de manos, los trabalenguas, las pantomimas y los gags del cine mudo.
* Utilización de proyecciones filmicas, collages y fotomontajes.
* El actor debe trabajar la capacidad de saber perder los registros humanos y saber expresar al ser preconsciente o incluso al mismo animal. Recuperación de la primariedad mucho más allá de las convenciones culturales.
* En el teatro del absurdo no hay caracteres, personalidades coherentes. Es por tanto imposible que el actor se identifique con el personaje que le toca encarnar, dando lugar a una forma distanciada de interpretación distinta a la de Brecht.
* El actor recibe el sentimiento de absurdo, de extrañeza, de sinsentido que la conducta de ese personaje sugiere, y busca fórmulas para expresar ese sentimiento: voces antinaturales, de extrañas resonancias, entonaciones angustiosamente monótonas, cambios bruscos de tono en un mismo parlamento, desajustes entre tono y situación,
Falta de adecuación entre situación y expresión gestual.
* Cuestionamiento de la identidad del personaje.
* Utilización del humor negro y del terror.
* Siendo teatro de la provocación, desconcertar al espectador debe ser uno de los objetivos escénicos sin caer en insistencias exageradas que pueden mermar la eficacia de este tipo de recursos.

No hay comentarios: