Google+ Followers

martes, 9 de diciembre de 2008

LA CONTRADICCIÓN QUE TRAJO LA TECNOLOGÍA
Se define como teatro contemporáneo aquel que se hace eco de la época en que vive, que se preocupa de contar lo que ve a su alrededor, que explora nuevos lenguajes. Aclarado esto, es evidente que resulta inseparable lo contemporáneo de lo innovador. Lo contemporáneo busca formas nuevas y para ello rebate los discursos añejos, lo cual suele ser violento. Justamente la esencia de ese teatro, la contemporaneidad, complica su definición objetiva; sin embargo, sí puede hablarse de una investigación en nuevos lenguajes que incluyen todos los elementos tecnológicos actuales: creaciones audiovisuales, sonidos hechos por ordenador, vídeos descargados de Internet... Esta tendencia insoslayable se ha gestado durante el siglo XX y ha supuesto una de las contradicciones más fuertes de la historia del teatro en cuanto a cómo relacionar texto y puesta en escena.

(Alejandra Garrido)

No hay comentarios: